Motorola explica los retrasos en sus actualizaciones a Android 5.0 Lollipop

Motorola explica los retrasos en sus actualizaciones a Android 5.0 Lollipop

Ante la presión de sus usuarios, la compañía estadounidense explica las razones por las que la actualización a Android 5.0 Lollipop para Motorola Moto X, Moto G y Moto E está sufriendo tantos retrasos

Android 5.0 Lollipop se presentó oficialmente hace ya cuatro meses (junto al Nexus 6). Desde entonces, todas las compañías han ido actualizando sus smartphones a dicha versión, empezando, obviamente, por sus flagships y acabando por aquellos más inferiores. Pero, aunque pueda parecer lo contrario, esto no está siendo un camino de rosas en algunos casos. Sin ir más lejos, la archiconocida Motorola es una de las compañías que más piedras parece estar encontrando en dicho camino, pues aún no ha lanzado Android 5.0 Lollipop para Motorola Moto X (primera generación), Moto G (primera y segunda generación) y Moto E.

Ante tal situación, la empresa –ahora propiedad de Lenovo– ha querido dar una breve explicación, intentando justificar así los numerosos retrasos que están sufriendo las actualizaciones a Android 5.0 Lollipop para Motorola Moto X, Moto G y Moto E.

En primer lugar, Motorola ha explicado el proceso de actualización de un smartphone Android, el cual es más complejo de lo que puede parecer. Está compuesto de las siguientes fases:

  • Google libera el código de la siguiente versión de Android, algo que se produce de forma paralela al lanzamiento oficial de dicha versión y al del dispositivo Nexus que la acompañe (en este caso, el Nexus 6).
  • Los fabricantes comienzan a trabajar con dicho código y a adaptarlo a sus necesidades, creando así las diferentes versiones para los diversos dispositivos y sus correspondientes variantes de operadoras y país.
  • Cuando la actualización (Android 5.0 Lollipop para Motorola Moto X, Moto G y Moto E, en este caso) está lista, la compañía comienza a probarlo en un grupo reducido de personas, así pueden comprobar los bugs y corregirlos rápidamente.
  • Si todo está en orden, Motorola comienza a actualizar todos los smartphones de dicha región, aumentando progresivamente el número de terminales que van recibiendo la OTA. En ese aumento progresivo, se van incorporando nuevas regiones y nuevas operadoras, siendo esa la razón principal por la que Android 5.0 Lollipop para Motorola Moto G ya está disponible en algunas regiones y en otras no. Así pues, es solo cuestión de días que el rollout se expanda a más regiones.

Motorola también ha querido hacer énfasis en las medidas tomadas por Google para mejorar el proceso de actualización –entregando versiones en desarrollo de Android 5.0 Lollipop lo antes posible para que las compañías comenzasen con el desarrollo lo antes posible–. De hecho, esto permitió que el Motorola Moto X de segunda generación contara con Android 5.0 Lollipop tan solo ocho días después de que Google hiciera oficial dicha versión.

De la misma forma, la compañía ha aclarado que el resto de actualizaciones (Android 5.0 Lollipop para Motorola Moto G primera generación, Moto X primera generación y Moto E) están en camino y llegarán a sus usuarios tan pronto como el proceso anteriormente descrito se complete.

¿Está Motorola perjudicando este ligero retraso a la fama de Motorola?

Lollipop para Motorola - Lollipop para Motorola - Lollipop para Motorola - Lollipop para Motorola - Lollipop para Motorola

Si retrocedemos un año en el tiempo, Motorola actualizó oficialmente el Moto X y el Moto G de primera generación a Android 4.4 KitKat en muy poco tiempo. Concretamente, menos de un mes para el Moto X y menos de tres para el Moto G. Unas cifras de récord que provocaron una lluvia de elogios para la compañía estadounidense.

En cambio, este año la situación parece haber cambiado un poco. Con un catálogo ahora más amplio (han pasado de dos a cinco terminales), la compañía parece no ser capaz de suplir la demanda de actualizaciones a tal ritmo. Al menos no con todos los terminales de su catálogo. Su flagship, por el momento, sí recibió Android 5.0 Lollipop en los primeros días, pero el resto de terminales se están resintiendo. El mejor ejemplo de ello parece ser el Moto G (2014), un dispositivo que aún no ha recibido Android 5.0 Lollipop en la totalidad de regiones –a diferencia del Moto G original, cuya expansión era casi absoluta por estas fechas el pasado año–.

Es cierto que Android 5.0 Lollipop supone un mayor avance que Android 4.4 KitKat en su momento, por lo que el trabajo de la actualización, muy probablemente, sea mayor. Pero eso podría no ser una justificación lo suficientemente sólida y pesada como para responder al público general que reclama estas actualizaciones con un gran entusiasmo, por lo que estos ligeros retrasos en determinadas regiones podrían acabar provocando pequeñas manchas en la angelical imagen que Motorola forjó en el pasado.