La tecnología detrás del nuevo Passat, la renovada berlina de Volkswagen

La tecnología detrás del nuevo Passat, la renovada berlina de Volkswagen

Tuvimos un primer contacto con el nuevo Passat y su interesante pack tecnológico. Aparte de confiar nuestra vida en plena carretera a la conducción automática, esto es lo que más nos llamó la atención.

El nuevo Passat de Volkswagen fue presentado en el Salón de París en julio de 2014. Empezó a comercializarse en Alemania en noviembre del año pasado y poco a poco está llegando a más países tanto de Europa como del resto del mundo. En España ya está disponible, aunque la gama híbrida enchufable del vehículo (GTE) se podrá comprar a partir de mediados de 2015. Pudimos observar de primera mano cómo funcionan sus principales añadidos tecnológico y estos fueron los que más nos llamaron la atención:

Panel de instrumentos digital

Con la idea de que el panel de instrumentos no sólo sea esa pequeña distracción para comprobar la velocidad a la que vamos o el nivel de revoluciones del motor, el nuevo Passat incluye un panel de instrumentos completamente digital y, por lo tanto, personalizable. Esto quiere decir que podremos incluir en el centro del panel el mapa GPS con la ruta para llegar a nuestro destino, seleccionar que sólo se muestren las gasolineras cercanas (incluso muestra el precio del combustible en cada una), los radares de control de velocidad, etc.

Panel de instrumentos del nuevo Passat (Active Info) | Volkswagen

Panel de instrumentos del nuevo Passat (Active Info) | Volkswagen

Asistente para atascos

La conducción eficiente y sostenible es una de las áreas en las que los fabricantes están enfocándose más en los últimos años. Y una situación común en la que ni solemos ser eficientes ni sostenibles es en los atascos. ¿Apago o no apago el motor? ¿Freno motor o freno manual? ¿Estoy demasiado cerca del vehículo de delante? Normalmente son situaciones de tensión porque nos agobiamos, tenemos prisa y queremos salir de ahí cuanto antes, así que la decisión de incluir un asistente para atascos (Traffic Jam Assist) nos pareció muy acertada. Utiliza la tecnología Lane Assist, que ‘lee’ la carretera a través de una cámara instalada en el retrovisor para mantener la trayectoria del carril, y el control de crucero adaptativo ACC (velocidad de crucero) para que, sencillamente, pongamos el piloto automático en caso de atasco. Funciona a velocidades por debajo de 60 km/h y, gracias a un radar en la parte delantera del vehículo y la citada cámara del retrovisor, el coche está viendo lo que tenemos delante y es capaz de mantenernos a la distancia de separación adecuada y siguiendo el carril. Incluso frena y vuelve a iniciar la marcha de manera automática cuando se acerca al vehículo de delante. Es decir, conduce solo.

Area View, no te pierdas lo que hay a tu alrededor

Cuatro cámaras instaladas en el vehículo vigilan todo lo que tenemos a nuestro alrededor y, desde el sistema de navegación, podemos tener una noción de lo que hay delante, detrás y a los lados de nuestro coche. Podemos seleccionar diferentes puntos de vista (360º, vista de pájaro, modo panorámico, etc.) y los tendremos directamente en la pantalla de infoentretenimiento. Esto, que parece baladí, es increíblemente útil en situaciones de poca visibilidad. Nosotros, desde la cabina, no podemos ver a través de una esquina o cuando estamos sacando nuestro vehículo del garaje y, por tanto, tenemos que ‘asomar el morro’ y eso suele provocar riesgos de accidente. Las cámaras están continuamente escaneando y podemos ver si viene otro coche o un peatón desde un lado, algo que desde dentro no podemos detectar, o si estamos estacionando y hay un obstáculo.

Asistente de emergencias

La seguridad es otro aspecto diferencial para los fabricantes (y también es una exigencia normativa cada vez más estricta) y eso explica el Emergency Assist. Combinando las tecnologías que hemos comentado en puntos anteriores, el vehículo tiene un protocolo de seguridad que pretende evitar accidentes o reducir las consecuencias en caso de que se acaben produciendo. Si detecta que no estamos teniendo el control del coche (soltamos los pedales o el volante durante unos segundos), nos empezará a avisar y, si no respondemos, tomará posesión de la dirección y los frenos. El segundo aviso son pequeñas frenadas (para despertarnos en caso de somnolencia) y activa las luces de emergencia y luces de ráfaga (para los vehículos que tenemos tanto delante como detrás) y ya en el tercero, directamente, el vehículo parará progresivamente. Como es lógico, podemos retomar el control en cualquier momento.

Conectividad

Aunque probaremos todas las opciones en profundidad cuando usemos el vehículo durante unos días, el sistema de navegación del nuevo Passat tiene un rendimiento superior al modelo anterior (el procesador tiene el doble de potencia) y, cómo no, incluye la posibilidad de conectar dispositivos externos a través de USB, Bluetooth, entrada multimedia auxiliar o incluso con tarjeta SD. En el sentido estricto de conectividad, el nuevo Passat incluye por primera vez MirrorLink, el ecosistema de código abierto de apps de Volkswagen. Así, podemos usar aplicaciones como Aupeo! (radio musical personalizada), Parkopedia (información de aparcamiento) o Life 360 (para localizar a nuestra familia o amigos) y descargar otras nuevas. Es compatible con dispositivos iOS y Android (Samsung, Sony y HTC tienen cada vez más teléfonos compatibles), aunque, como siempre, si conectamos nuestro teléfono, habrá que concienciarse de que consumirá mucha batería y datos.

nuevo-passat-2015--

La edición más básica (gasolina) tendrá un P.V.P desde 26.510 € y la versión Sport más avanzada (diesel), desde 45.230 €, campañas y plan PIVE no incluidos.