Uber cesa su actividad en España temporalmente

Uber cesa su actividad en España temporalmente

La compañía ha comunicado el cese temporal de su actividad en España por las presiones del sector del taxi y por la prohibición cautelar del juez.

Uber ha confirmado, vía comunicado de prensa, que suspende temporalmente sus actividades en España como respuesta a la medida cautelar del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid y por la se solicitaba a los prestadores de servicios que cortaran el acceso a la red de las aplicaciones y plataformas de Uber y prohibía a las entidades de pago y tarjetas de crédito seguir aceptando pagos que provinieran del servicio de coches con conductor.

Ha sido en un post en Medium en el que el portavoz de la compañía en España ha explicado los motivos detrás del cese, y apuntando directamente, como no podía ser de otra forma, a las presiones de la Asociación Madrileña del Taxi que fue la que llevó a Uber a los tribunales por ‘competencia desleal’. La compañía ha apuntado que no es un adiós definitivo y que volverán cuando la legislación sea la más adecuada para su actividad, volviendo a repetir que su modelo es el de economía colaborativa, algo que sigue sin quedarme muy claro:

Durante esta suspensión temporal de uberPOP, colaboraremos también con los políticos españoles para desarrollar el nuevo y necesario marco regulatorio para crear un espacio justo para Uber y la economía colaborativa — afortunadamente, líderes españoles ya han dado un paso hacia la innovación económica.

Parece, tal como explican desde la compañía, que el Taxi ha ganado la batalla a Uber, sentando un precedente muy peligroso para los nuevos modelos de negocio que puedan llegar en el futuro. Acepto que Uber está al borde de la legalidad, que la forma de hacer las cosas por su parte no era la mejor, pero sin duda la decisión de prohibir, y forzar a una compañía a salir del mercado es la peor que se puede tomar.

En este sentido, si que estoy de acuerdo con la compañía en que proteger los modelos de negocio tradicionales a base de sanciones a los nuevos, como sucede con la actual regulación del taxi en España, restringe las oportunidades y lo más importante: bloquea la innovación y la entrada de nuevos capitales e inversiones al país. Me parece que tardaremos algún tiempo en ver otro Uber por estos lares. No ha sido la mejor de las decisiones, la verdad.