Los espejos retrovisores están caducos, las cámaras son el futuro

Los espejos retrovisores están caducos, las cámaras son el futuro

¿Cómo serán los espejos retrovisores del futuro? Comienza a no ser tan tarde para adivinarlo y los fabricantes están mostrando sus opciones de cara a forzar un cambio legislativo que está limitando este campo.

Los problemas de los espejos retrovisores son mucho más grandes de lo que nos imaginamos, el más importante seguro que lo sufres, los temidos ángulos muertos. Sí, existen dispositivos que te avisan si hay algún tipo de objeto en esa zona a la que el espejo no llega, pero lo que llevan haciendo muchos fabricantes es presentar sus prototipos sin espejos retrovisores, colocando en su lugar diminutas cámaras, para tratar de presionar a los gobiernos y que reformen la legislación actual. Pero hablemos primero de cómo funcionan y qué supone su más que probable llegada a los coches de dentro de dos o tres generaciones.

espejos retrovisores

Lo primero es lo primero. Si quitamos los espejos retrovisores hay que colocar cámaras, pero su tamaño y su impacto en la aerodinámica del coche son perfectos, eso sí, tendremos que acostumbrarnos porque cualquier prototipo presentado con esta tecnología queda raro.

La resolución, los reflejos, destellos, polvo, suciedad, lluvia… deben ser problemas completamente resueltos antes de su puesta en producción porque en este campo no se permiten errores.

Lo segundo es el conjunto de pantallas dónde mostrar esas imágenes. La lógica indica pensar que se montaría una pantalla en cada pilar A, una en cada lado, para simular el acto reflejo de mirar hacia ese lado y controlar qué sucede a nuestro alrededor. Con el espejo central sucedería lo mismo, una cámara situada en la zona posterior del coche, se encargaría de mostrar esa información en el actual espejo retrovisor.

Existen, sino la mayoría, un buen número de fabricantes que están trabajando en esta tecnología y su aplicación en el mundo del automóvil. Ahora es Cadillac la encargada de mostrarnos sus progresos, aunque se han centrado solo en el espejo retrovisor interior sin buscar sustituirlo, al menos de momento. Con solo pulsar un botón podremos cambiar entre la visualización tradicional o usando una cámara con la que ganaremos mucha visibilidad.

 espejos retrovisores

Desde el fabricante aseguran que la lente de la cámara es de alta definición y la pantalla, situada en el espejo retrovisor, tendría una densidad de 177ppp y una resolución de 1280×244 píxeles. Además, tendría, la lente, un tratamiento que repelería la suciedad, el polvo, agua…

A partir del próximo año veremos cómo algunos fabricantes incorporan, como parte de su equipamiento extra, este tipo de retrovisores modernos pero que van a aportar un plus de seguridad muy elevado y que los conductores no valoraremos hasta que comencemos a usarlo. Para ello, la normativa debe de una vez acompañar al progreso tecnológico y permitir este tipo de sistemas no como un complemento, sino como una solución a un problema que hemos pasado por alto: la visibilidad.