‘The Interview’, una simple gamberrada

Una imagen de The Interview

“Tengo un agujero en el culo, y trabaja horas extra.”

Kim Jong-un (Randall Park)

‘The Interview’ está siendo una de las películas más comentadas del año. Nadie lo habría imaginado hace solo unas semanas, antes de que estallara el conocido escándalo que ha implicado a Sony y Corea del Norte a causa del estreno de esta disparatada comedia protagonizada por James Franco y Seth Rogen, convertida de forma involuntaria en todo un símbolo de la libertad frente al intento de intimidación de un gobierno dictatorial.

Como sabréis, la amenaza terrorista de un grupo llamado ‘Guardianes de la Paz’ (sic) llevó a Sony a cancelar el estreno después de que las principales cadenas de exhibición de Estados Unidos rechazaran proyectar ‘The Interview’ para evitar riesgos. Tras las numerosas reacciones de indignación, un discurso de Obama y negociaciones comerciales, tiene lugar el estreno en EE.UU., primero en Internet y un día más tarde en cines, coincidiendo con la Navidad. La curiosidad y el morbo nos ha llevado a ver “la película prohibida”

La película de las navidades en Estados Unidos

Un cine anuncia el estreno de The Interview en Estados Unidos

Todo arranca con una niña norcoreana cantando lo felices que son en su país… y cuánto les alegraría que Estados Unidos fuera borrado del mapa. Kim Jong-un dispone de armas nucleares y los medios norteamericanos alertan sobre el peligro. En medio de esta tensión, conocemos a los responsables de un programa sensacionalista; en busca de contenidos más serios, descubren que el líder norcoreano es fan del show y le piden una entrevista. Cuando acepta, la CIA entra en escena con un plan para “instaurar la democracia” en el país asiático

‘The Interview’ ha sido tachada de “acto de terrorismo” por el (susceptible) gobierno de Corea del Norte, y al intentar que nadie la viera han conseguido todo lo contrario. La respuesta más inteligente habría sido ignorarla, como cuando intentan provocarte para hacer algo que no quieres; quitarle toda importancia. Nunca sabremos cuánto habría logrado en taquilla si Sony hubiera mantenido el plan inicial, sin embargo, es ahora cuando se ha disparado el interés por la película, que de momento está cosechando excelentes cifras con la distribución online (a pesar de la piratería).

‘The Interview’: honesta y facilona

Ante todo, cabe destacar que ‘The Interview’ no engaña a nadie. Si habéis visto el tráiler ya sabéis lo que vais a encontrar, ni más ni menos; si os hace gracia, adelante, si no, olvidaos, vais a perder casi dos horas de vuestro tiempo. Si necesitáis una referencia, la más cercana en estilo es ‘Juerga hasta el fin’ (‘This is The End’, 2013). Y es que, a pesar de que Franco y Rogen son los rostros de la película, hay un autor que ha sido eclipsado: Evan Goldberg. Son Rogen y Goldberg quienes apuestan por ambientar el film en Corea del Norte y quienes firman la puesta en escena.

Obviamente sabíamos que los norcoreanos no la amarían. Para nosotros es una gran película tonta, más que cualquier otra cosa. Nadie debería enredarse pensando que es política, no lo es“; Goldberg lo deja bien claro. ‘The Interview’ juega con elementos reales y esquemas de thriller de espionaje/político pero en primer lugar es una “película tonta” que busca cualquier excusa para montar simples gags. Básicamente, son dos idiotas envueltos en una gran lío, tratando de hacer lo correcto, mientras su vida, su amistad y su posibilidad de sexo están en juego.

Franco + Rogen vs. Kim Jong-un

Seth Rogen y James Franco en The Interview

Es una (costosa) excusa para que estos tíos se diviertan haciendo de héroes de pacotilla en una comedia cuya meta es hacer pasar un rato entretenido a espectadores de risa fácil o mínimas expectativas. En otras palabras: con el ánimo adecuado para reírse con idioteces. Porque ‘The Interview’ se ríe de todo y lo hace con vulgaridad: se burla de los medios de comunicación, la CIA, el papel de Estados Unidos como salvador del mundo… y claro, en especial de Kim Jong-un. La intención es estupenda, los resultados no tanto.

Aparte de su convencional realización y diálogos escasos de ingenio, ni siquiera se esfuerzan por exprimir las posibilidades de la premisa y los clichés sobre dictaduras. Solo rascan la superficie. Van al grano y resuelven todas las situaciones de la manera más simple posible. Hay un momento donde el personaje de James Franco congenia con el líder norcoreano (a lo Dennis Rodman) y se amaga con un giro inesperado, pero enseguida destapan el pastel y todo vuelve a su sitio.

Una imagen de The Interview

Kim Jong-un es ridiculizado y recibe su merecido, como era de esperar, y todo queda como una gamberrada más de Rogen y Franco en la que se lo han pasado pipa una vez más (es la quinta película donde trabajan juntos). Véase como la fiesta de dos colegas que juegan a ser espías con 40 millones de dólares de presupuesto y muchas ganas de cachondeo. Lo más gracioso es que van a triunfar gracias al tipo del que se han burlado.


La noticia ‘The Interview’, una simple gamberrada fue publicada originalmente en Xataka por jlcaviaro .