Y el ganador del mejor motor según Ward’s Auto es… sí, otra vez el EcoBoost de Ford

Hay motores que son capaces de aparecer hasta en una sobremesa navideña, cuando sin poder evitarlo acabas hablando de coches. Es entonces cuando caes y consideras que algo debe de tener el EcoBoost cuando lo bendicen, una y otra vez, con premios y más premios. La última ocasión ha sido con motivo de los galardones de Ward’s Auto, donde los editores han dicho sí, quiero al motor de Ford. “Serendipias de la vida”, piensa uno cuando se descubre hablando una y otra vez de lo mismo.

Por ponerle una nota de color al motor en cuestión, digamos que en esta edición de los premios, y ya van 21 años que se celebran, el tricilíndrico 1.0 de la casa triunfó montado sobre un Ford Fiesta. Se impuso, entre otros, a un motor de pila de combustible y a un salvaje V-8 capaz de entregar más de 700 CV, ahí es nada. La lista de los otros finalistas es la que sigue:

  1. 127 kW Eléctrico (BMW i3)
  2. 6.2L OHV V-8 (Chevrolet Corvette Stingray)
  3. 6.2L Sobrealimentado OHV V-8 (Dodge Challenger SRT Hellcat)
  4. 100 kW Pila de combustible (Hyundai Tucson FCV)
  5. 1.5L Turbo DOHC 3 cilindros (Mini Cooper)
  6. 3.0L Turbodiésel DOHC V-6 (Ram 1500 EcoDiesel)
  7. 2.0L Turbo DOHC H-4 (Subaru WRX)
  8. 1.8L Turbo DOHC 4 cilindros (Volkswagen Golf)
  9. 2.0L Turbo DOHC 4 cilindros (Volvo S60)

Dicho lo cual, ¿existe razón para encumbrar de esta forma al motor de gasolina de Ford o todo forma parte de un inmenso hype? Pues quizá la respuesta se componga de un poco de ambas opciones. No hay duda de que el EcoBoost es un motor que supone un antes y un después en eso de conseguir de la gasolina unas reacciones que hasta la fecha estaban muy vinculadas al diésel, desde el par que aporta a bajas vueltas hasta la tan cacareada contención de consumos.

Sin embargo, se hace necesario un llamamiento a la calma. El motor EcoBoost todavía no ha dado de sí lo que puede. Seguramente el 1.0 que monta el Fiesta sea, con perdón, uno de los… peores EcoBoost que vayamos a ver en los próximos años, porque la tecnología está en pleno desarrollo y todo hace pensar que irá a más y que nos sorprenderá con mayores prestaciones y menores consumos. Así, ¿por qué darle más brillo ahora del que ya tiene?

También hay que tener en cuenta qué aportan los otros motores que no aporte el EcoBoost. Quizá los del BMW i3 y el Hyundai Tucson FCV (Hyundai ix35, en nuestro mercado) ofrecen hoy una cara algo más innovadora que el EcoBoost, cuya gran novedad llegó en 2012 y ahora está pendiente de esos nuevos pasos que tienen que llegar. No se puede pasar por alto tampoco la novedad de un pick-up como Ram, en motor diésel, aunque sea esta una alternativa que va a la baja en medio mundo. Sea como fuere, otro premio más que se apunta el Ford EcoBoost, y ya van…

En Motorpasión | 2014 Ford Fiesta Ecoboost, el no-híbrido más ahorrador de Norteamérica


La noticia Y el ganador del mejor motor según Ward’s Auto es… sí, otra vez el EcoBoost de Ford fue publicada originalmente en Motorpasion por Josep Camós .