También hay GPS para bicicletas, para no perderse por la jungla de asfalto

Si ya te has decidido por comprarte una bicicleta, quizás una bici plegable como esas de las que os hemos hablado en un artículo previo, puede que estés pensando en algún complemento que te ayude a moverte mejor por la ciudad. Y puestos a callejear, un GPS para bici es un regalo a considerar para pedírselo a los reyes.

Así como hay navegadores GPS portátiles para coche, entre otras de marcas como TomTom o Garmin, también hay navegadores GPS portátiles para bicicletas, normalmente más pequeños y resistentes a los golpes y a las salpicaduras de agua, o que al menos cuentan con fundas de goma para evitar que sufran daños con las caídas.

Navegador GPS para bici: velocímetro, computadora y GPS

Para ciclismo Garmin es una de las marcas que más productos específicos tienen, por ejemplo como el Garmin Edge Touring que podéis ver en algunas fotos que acompañan este artículo. Que conste que no es la única: Mio, Cateye o Twonav, por ejemplo también tienen algún modelo.

Estos dispositivos suelen ser un dos en uno: por una parte son un velocímetro y computadora de a bordo para la bici, como un velocímetro convencional, y por otra parte son un navegador GPS. La pantalla puede ser monocroma o a color, y funcionan normalmente con batería recargable por USB.

Como con otros navegadores GPS portátiles hay que cargar los mapas del país en la memoria. Por lo demás se utilizan de manera casi idéntica a cualquier GPS: se busca una dirección destino, el sistema calcula la ruta más rápida y después va dando indicaciones hasta llegar a la meta, mientras vemos un mapa en la pantalla del dispositivo.

Lo normal es que también permitan ser conectados al ordenador para actualizar mapas, programar y descargar las rutas, o para descargar los datos de un trayecto realizado, y comparar así desde casa si una ruta es más rápida que otra, etcétera.

Dependiendo de las funciones que incluya, es habitual también que nos indiquen las calorías que hemos consumido. Según el modelo se puede monitorizar el pulso del ciclista, y con unos pedales especiales, como los Vector de Garmin, los modelos más completos (y caros) también indican la potencia de pedaleo.

Los navegadores GPS portátiles par bicicletas pueden estar disponibles a partir de unos 140 euros aproximadamente. Los más completos y avanzados puedes costar alrededor de 700 euros, y con pedales especiales un kit completo se puede poner en unos 1.800 euros.

La opción de bajo coste: usar el ‘smartphone’

Si no queremos comprarnos un GPS específico para bici, siempre nos queda la opción de bajo coste de emplear nuestro propio smartphone como navegador GPS, utilizando una aplicación de navegación que tengamos instalada, y con un soporte para teléfono para la bici.

Este soporte nos permite sujetar con seguridad nuestro smartphone al manillar. Estos soportes suelen ser de plástico o de goma para proteger el teléfono ante golpes, muy útil y necesario, sobre todo si se nos cae la bici al suelo, algo que suele estar a la orden del día.

También los hay de tipo funda, con un plástico transparente para la pantalla, para proteger mejor el teléfono de la lluvia o del polvo. Los precios de los soportes pueden variar entre 10 y 30 euros aproximadamente.

En este caso podemos utilizar las aplicaciones GPS típicas como Google Maps, si por ejemplo nuestro teléfono es Android, pero también hay aplicaciones específicas GPS para realizar rutas en bici, que suelen enriquecer un poco la experiencia de uso, siendo algunas gratuitas y otras de pago, pero no muy caras (unos pocos euros).

Así que ya lo sabéis, no tenéis excusa para (no) perderos por la ciudad.

En Motorpasión | Los antepasados del navegador GPS: rutómetro de 1932 y navegador de Honda de 1981


La noticia También hay GPS para bicicletas, para no perderse por la jungla de asfalto fue publicada originalmente en Motorpasion por Ibáñez .