IPcalypsis now: se acabaron las direcciones IPv4

Se acabaron las direcciones IP v4. Después de 30 años desde su publicación, finalmente se asignaron todos los segmentos disponibles. Circulen, no hay nada que ver acá.

Es el esperado pero subestimado IPcalipsis, el momento en que el viejo protocolo de 32 bits se agota y debe ceder su lugar al nuevo, IPv6, de 128 bits y direcciones impronunciables. Hace 4 mesesquedaban 200 millones de direcciones y todo parecía eterno. ¿Pudo evitarse esto? A lo mejor, si en vez de 4 tripletas hubiesen sido 5, o a lo mejor cuatro cuartetos. Pero al principio de la Internet ¿Cómo saber cuántas IP se iban a ocupar?

Los 4 jinetes del IPcalipsis: Spam, Trolls, Malware y tener a tus papás en Facebook 

En ese tiempo no existía la web como la conocemos. Una IP tenía sentido para referirse a una oficina, un edificio. 232 números posibles sonaban a mucho más de lo que nunca necesitarían. Una IP para cada persona era imposible. Una IP para cada dispositivo, una burla. Cuando sumando lasempresasuniversidades no había más de 1000 participantes conectados, la posibilidad de tener más de 4.000 millones ni se pasó por la mente de Vint Cerf.

Por lo mismo, cuando algunas empresas pidieron rangos completos de IPs, se las dieron. “¿Quiere todo lo que empiece por 100? Tome, y llévese de regalo el 99 también”. Cuando un activo es infinito no tiene sentido atesorarlo, y sin embargo hay empresas que, como si suegra, no pueden resistirse a juntar una montaña de cualquier cosa que sea gratis. Claro que un millón de direcciones IP no ocupan espacio, en cambio los cachureos de la señora me ocupan la mitad de la casa.

Volviendo al tema en cuestión, la abundancia de direcciones llevó a empresasuniversidades a apoderarse de rangos completos. Otros rangos se asignaron a países, otros se reservaron paraintranets, y repartiendo la abundancia de IPs con prodigalidad no había señales de que se requiriera racionalizar su repartija.

Como bien sabía Georg Cantor, esos números enormes en realidad son pequeños en el horizonte. Mientras sea un conjunto finito, alguna vez se terminará. Hoy, la ARIN (American Registry for Internet Numbers) asignó el último segmento libre. Es importante señalar a los lectores que las direcciones IPv4 no se han acabado. Las que uds tengan en casa o en sus blogs sigue existiendo. Tampoco significa que no queden direcciones IPv4 disponibles, sino que los conjuntos ya tienen dueño. La ARIN puede olvidarse de ellos.

Los números que quedan disponibles están en manos de corporaciones e instituciones. A lo mejor muchas no usan ni la mitad de los que tienen asignados, pero no es trivial reasignarlos. En la práctica es caro y si vamos a gastar plata, mejor que sea para dar el paso hacia IPv6 de una vez por todas, lo cual implica una transición que puede durar años.  Por lo pronto, como resabio del pasado, hoy CHW se mudó a Amazon Web Services y recibimos una nueva IP, una de las últimas que quedan en manos de los proveedores:  50.16.184.235. La próxima vez que nos mudemos, si eso ocurre, ya no será tan fácil memorizar la dirección.