La industria automotriz estadounidense se enfrenta a una brutal crisis de opiáceos. El epicentro, en Detroit

Gm Cca 2018 Collisioncertificationprogram 02

“No es alcohol, no es marihuana ahora. Estás lidiando con metanfetamina, estás lidiando con los opiáceos, estás lidiando con la heroína”. Este es el testimonio de un trabajador de General Motors, en Michigan, que recoge la cabecera Automotive News. El sindicato United Automobile Workers ha celebrado ya 23 ediciones del ‘Soberfest’ no por nada.

Aquí se festeja que los trabajadores de las plantas automotrices y sus familias hayan superado el abuso de sustancias, que llama de manera cada vez más incipiente a las puertas de las fábricas estadounidenses; el trabajo en esta industria es altamente repetitivo y muy duro. En 2015, las pérdidas por esta crisis se comieron el 2,8 % del PIB estadounidense: 430.000 millones de euros.

El estigma de buscar ayuda

Detroit 974867 960 720

Los opiáceos son medicamentos que imitan la actividad de las endorfinas, unas sustancias que produce el cuerpo para controlar el dolor. También son analgésicos altamente adictivos, que se ingieren a través de medicamentos recetados o no, y que pueden llevar al consumo descontrolado de drogas duras.

La industria de la automoción vive una revolución en la que las máquinas juegan un papel fundamental, pero que a la vez generan un profundo debate: ¿si sustituyen la mano de obra humana, qué pasará con los trabajadores que no están a tiempo de reinventar su trayectoria laboral? La automatización de tareas repetitivas y duras, como puede ser el ensamblaje y el montaje, podría ser parte de la solución al enorme problema que sufre Estados Unidos con el abuso de las drogas.

Gm Cca 2018 Collisioncertificationprogram 03

En la industria automotriz, este bucle se fundamenta en el miedo a perder el puesto de trabajo: los trabajadores han de repetir los mismos movimientos una y otra vez, acaban con fuertes dolores y la desidia de desempeñar un trabajo repetitivo día tras día. Acuden al médico a por una receta, y al cabo del tiempo esos medicamentos acaban generando tolerancia.

Aquí también entran en juego las farmacéuticas y la sobremedicación de las clases más desfavorecidas. Si lo que necesitas es paliar el dolor para poder seguir trabajando, no empleas tus recursos en sesiones de fisioterapia o remedios que no incluyan potentes y eficaces medicamentos.

Fabrica Automatizada

Según el reportaje de Automotive News, las plantas responsables de más del 70 % de la producción estadounidense de vehículos en Detroit se encuentran en estados identificados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades como los que tienen aumentos estadísticamente significativos en las muertes por sobredosis en 2015, el último año para el que hay datos disponibles.

“Las seis plantas de ensamblaje de los Estados Unidos de Fiat Chrysler, siete de las ocho plantas de Ford y ocho de las 12 plantas de General Motors se encuentran en esos estados. También lo son tres de las cuatro plantas automotrices más grandes del país: la fábrica de Nissan en Smyrna, Tennessee; Toyota en Georgetown y Honda en Marysville, Ohio”.

Según una encuesta del Consejo Nacional de Seguridad, capacitar a los empleados sobre el abuso de medicamentos recetados es la medida preventiva más subutilizada por las empresas de Estados Unidos. ¿Problema? Muchos de los programas están orientados a superar problemas de alcohol y marihuana, y el tiempo que se otorga para la recuperación ante el abuso de opiáceos ha de ser mucho mayor.

A eso se le une el estigma que supone en las plantas buscar ayuda para superar una adicción de este tipo, y el miedo a perder el trabajo durante la recuperación.

Gm Cca 2018 Collisioncertificationprogram 01

El Centro para el Control de las Enfermedades ya estimó en al menos 53.000 las muertes por sobredosis en 2016, tal y como informa El País. Esta cifra lleva implícita una amalgama de causas-conscuencias: el abuso de opiáceos provoca el abandono escolar, y hace a su vez que los adictos de aparten del mercado laboral. Depresión, suicidio, todo forma un cóctel que hace que el mercado laboral se contraiga y se evidencie el fracaso de las políticas sociales, fiscales y de toda índole en Estados Unidos, un país que batió un récord histórico de venta de armas durante el Black Friday.

Las sobredosis de drogas son la principal causa de muertes no intencionales entre los estadounidenses menores de 50 años, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, y el presidente Donald Trump declaró la crisis de opiáceos como una emergencia de salud pública en octubre.

Foto | General Motors

También te recomendamos


Un sueño de cristal y oro para decorar tu piso esta Navidad


El esperado Chevrolet Corvette de motor central… ¿para enero?


El ocaso del automóvil en Detroit, en 23 imágenes


La noticia

La industria automotriz estadounidense se enfrenta a una brutal crisis de opiáceos. El epicentro, en Detroit

fue publicada originalmente en

Motorpasion

por
Victoria Fuentes

.