Cada pyme con su aplicación, una idea revolucionaria

Teléfono inteligente con aplicaciones en blanco y negro.

¿Cómo nacen las buenas ideas? De la existencia de una carencia o necesidad y eso precisamente es lo que pensó Jordi Bondia que con tan sólo veinte años observó que el mercado de las aplicaciones no dejaba de crecer.

Mientras estudiaba el grado superior de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales lo vio claro, era el lugar ideal para introducir una aplicación porque éstas ofrecen un mejor servicio al cliente. ¿El problema? La creación de una app no está al alcance de todos.

A raíz de esa carencia Jordi decidió que esos recursos técnicos y económicos que faltaban los facilitaría con la creación de su propio proyecto, que puso en marcha hace apenas un año.

Cómo crear una aplicación sin tener conocimientos de programación

Necesitaba apoyo y lo consiguió uno de sus profesores del Instituto Vidal i Barraquer, a comienzos del año pasado empezó a desarrollar su idea con el nombre de Applay.

El objetivo es sencillo: que cada uno pudiera crear su aplicación y recibir un mantenimiento periódico.

Dos opciones para la pyme:

1.Crear ellos la aplicación.

2.Que sea el cliente quien la cree de una manera sencilla e intuitiva y la empresa se ocupa del mantenimiento.

Las pymes necesitan aplicaciones para facilitar su trabajo, pero ¿y si una de ellas sirviera como herramienta de marketing para aumentar las ventas y fidelizar a los clientes?

En Pymes y Autónomos|¿Eres emprendedor o empresario? Cinco diferencias para distinguirlos

Imagen|StockSnap

También te recomendamos


Copywriting para enamorar a tu cliente


El síndrome de Frankenstein y el coche autónomo: ¿por qué nos da más miedo que conduzcan solos los coches que los aviones?


4 claves para acertar con el marketing de contenidos


La noticia

Cada pyme con su aplicación, una idea revolucionaria

fue publicada originalmente en

Pymes y Autonomos

por
Joana Sánchez

.