Un hospital madrileño emplea las HoloLens en la operación de un cáncer

Un hospital madrileño emplea las HoloLens en la operación de un cáncer

  • Los cirujanos emplearon las HoloLens para acceder a la información del paciente en tiempo real.
  • El dispositivo permite manejar paneles interactivos que ayudan a acortar y mejorar las operaciones quirúrgicas.

El pasado 6 de abril, un paciente se sometió a una operación para eliminar un liposarcoma de glúteo, un tumor maligno muscular que le habían detectado meses atrás. La intervención podría haber sido una cirugía de rutina en el seno del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, situado en pleno centro de Madrid. Sin embargo, los médicos decidieron llevar a cabo un proyecto pionero en el mundo, mediante el uso durante la operación de un dispositivo de realidad mixta, las HoloLens de Microsoft.

Casi medio año antes de la cirugía, la startup aragonesa Exovite decidió ofrecer a los sanitarios la posibilidad de aplicar la realidad mixta, una combinación de realidad virtual con realidad aumentada, en sus intervenciones. “Conocíamos de antes a los doctores Rubén Pérez Mañanes y José Antonio Calvo. Nosotros tenemos una Hololens y enseguida vimos aplicaciones en Traumatología y en intervenciones quirúrgicas oncológicas. Nuestro objetivo era ver cómo podíamos utilizarlas para tener información clínica del paciente en tiempo real”, explica por teléfono a Hipertextual Cynthia Gálvez, responsable de I+D de la compañía.

Mejorar y acortar las intervenciones quirúrgicas

Exovite, que anteriormente había empleado la impresión 3D en el desarrollo de férulas, creó una aplicación denominada HoloSurg. Gracias a este sistema se pudo implementar un conjunto de paneles interactivos, que permiten a los cirujanos acceder, consultar y manipular toda la información clínica del paciente en tiempo real. La iniciativa realizada en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón incluyó datos relacionados con radiografías, resonancias magnéticas y TAC del individuo, además de otro tipo de información como un atlas quirúrgico, accesibles desde las propias HoloLens.

El uso de la realidad mixta partió inicialmente de la reconstrucción en 3D de una imagen de un tumor maligno, según explica a los medios de comunicación Rubén Pérez Mañanes. El cirujano comenta que pretendían buscar “una vía traslacional para que esta tecnología entrase en quirófano”, no a través de casos simulados, sino mediante una operación real. Tras el diseño de HoloSurg realizado por Exovite, los médicos pudieron probar la aplicación en el hospital con éxito. Las HoloLens mapean el quirófano para que se puedan situar las proyecciones en cualquier punto del espacio, incluso sobre la propia camilla y el cuerpo del paciente.

Normalmente los datos clínicos, como las radiografías o las imágenes de las resonancia magnética, están disponibles a través de monitores en los quirófanos. Esto hace que “no puedan manipular la información y que los datos están lejos”, comenta Gálvez a Hipertextual. Gracias al uso de las HoloLens, los médicos pueden visualizar los paneles interactivos en todo momento, sin desviar la atención del campo quirúrgico, ya que el sistema se maneja a través de gestos y de comandos de voz. “La esterilización en la sala se mantiene, además [el dispositivo] funciona muy bien con la iluminación y con todo el equipo alrededor”, asegura la responsable de I+D de Exovite.

HoloLens
Cedida por el Hospital Universitario Gregorio Marañón.

hololens
Cedida por el Hospital Universitario Gregorio Marañón.

Hololens
Cedida por el Hospital Universitario Gregorio Marañón.

“La [exitosa] cirugía fue compleja por el tamaño y la situación del tumor”, relata el médico adjunto del Gregorio Marañón. Al comienzo de la intervención, los cirujanos emplearon el dispositivo de realidad mixta con el objetivo de localizar el liposarcoma y acceder a la información clínica del paciente. Según Pérez Mañanes, la principal limitación de las HoloLens es que no se trata de gafas quirúrgicas verdaderas. “Son cómodas para usarlas en quirófano, pero no son un dispositivo médico real”, sostiene, por lo que a su juicio en el futuro se podría avanzar hacia sistemas miniaturizados con una mayor duración de la batería.

Aunque de momento el proyecto no ha supuesto ningún coste para el hospital, ya que está en fase de prueba, los cirujanos destacan la iniciativa como “pionera” por su traslación directa a un caso real, el desarrollo de un visualizador específico y la hibridación con otras tecnologías sanitarias. Su aplicación en una cirugía real ha permitido demostrar que las HoloLens sirven para mejorar y acortar las operaciones en una situación real para tratar un cáncer.