Mr. Robot 3×02: el profundo caos del orden

Mr. Robot 3×02: el profundo caos del orden

En Mr. Robot 3×02, llamado “eps3.1_undo.gz”, Elliot se esfuerza por dar marcha atrás a lo que hizo y nos demuestra que nadie sabe lo que sucede.

Es verdad. Todos hemos querido alguna vez deshacer algo. Un control+z de la vida real con el cual revertir las cosas que hemos hecho. Con esta poderosa reflexión Elliot nos adentra a uno de esos capítulos de la serie que nos demuestra por qué seguimos tan pendiente de ella en su tercera temporada.

No te olvides que aquí hablaremos de lo ocurrido en el segundo episodio de Mr. Robot, llamado “eps3.1_undo.gz”, así que si no quieres enterarte de lo ocurrido en el no sigas leyendo.

La vertiginosa narrativa de este episodio es muy disfrutable, muchísimo. A ritmo de INXS con “New Sensation” Elliot emprende uno de esos episodios en donde intenta ser “funcional”. Nos dice que su objetivo es deshacer lo que le hizo al mundo y por eso se encuentra trabajando desde las entrañas del antiguo (?) enemigo: Evil Corp.

Nos muestra que hasta para entrar en un supuesto orden de las cosas Elliot es obsesivo. Se suscribe a Trunk Club, un curioso sistema loot de ropa, y con sus flamantes camisas nuevas nos ayuda a contar los días que pasan; toma su medicina, toma el metro y nos lleva a sus divertidas y ácidas reflexiones sobre la sociedad y sus hábitos. Elliot también nos cuenta sobre lo bien que se siente arreglar el mundo, aunque parece que lo que le gusta es tener un poco de orden y control y poco más.

Elliot se vuelve un soplón del FBI pues busca llegar a los que de verdad toman decisiones en la compañía y para ello no duda en evidenciar las corruptelas de los cabecillas a fin de ir más lejos con su propuesta para salvar a Evil Corp. (sí, así como se oye).

Poco después de un comienzo tan Mr. robotezco, nos da un golpe de realidad: la soledad es increíblemente dolorosa. Elliot realmente nos lleva de la gloria a la pena en un abrir y cerrar de ojos. Un poco después lo vemos en su sesión psiquiátrica y nos revela la razón por la que no quiere ver a Darlene: ella es su disparador, es decir, ella hace que Mr. Robot aparezca (según él, claro). Elliot también le cuenta a Krista el día que su papá lo aventó de la ventana y se sorprende de que ella no lo sepa. Pero, bueno, nadie sabe bien lo que sí ha dicho Elliot o no, de eso estamos seguros.

Dom regresa a la serie luego de sus importantísimas revelaciones en el final de temporada pasado. Ella junto a su jefe discuten con Darlene y nos damos cuenta de que hizo un trato con el FBI para no acabar en la cárcel (por lo pronto), pero no ha entregado nada que los haga avanzar en su investigación. Darlene les asegura que Elliot y Tyrell no tienen ninguna relación y Dom le muestran una grabación de ellos dos hablando, de la época en que según Elliot estaba en una desintoxicación análoga (a.k.a. la cárcel).

Más tarde vemos a Darlene hablando con Elliot, ella le dice que se va a ir de la ciudad y éste le dice que quiere que se queda con él a dormir pues no quiere estar solo. Ya en el departamento de Elliot vimos como Mr. Robot de pronto emerge y sospecha de Darlene. Los episodios del afloramiento del alter ego de Elliot son fabulosos.

A quien no le fue nada bien es a Joannna Wellick. Ella hizo uso de la golpiza que le propinó Knowles en la temporada pasada para desarrollar una mentira que lo convierte en el principal sospechoso del asesinato de su esposa y el ejecutivo que ayudó a orquestar el Gran hack del 5/9. Luego de su aparición en televisión en donde declaraba amar por sobre todas las cosas a Tyrell, va de camino con su fiel guardaespaldas, Mr. Sutherland, pero este logra ver que alguien los sigue. Resulta ser Derek, el novio-o-lo-que-sea de Joanna y éste amenaza a Shutherland de que irá a la policía a decir la verdad sobre los Wellick. El guardaespaldas lo golpea y se va, pero en un giro inesperado Derek le dispara y poco después a Joanna, quien muere en el instante. Shutherland cumple su deber hasta el final porque alcanza a dispararle a Derek. El único sobreviviente: el pequeño Wellick.

Con el asunto de la muerte de Wellick, Dom y su jefe discuten el nuevo panorama del caso mientras hacen la autopsia a la exesposa de Tyrell. Entonces dicen que el niño se va a Servicios Sociales y que Shutherland sobrevivió. Veamos a dónde nos lleva esto.

Una escena bastante fuerte y perturbadora es cuando Elliot deja salir a Mr. Robot en una sesión con Krista. La psiquiatra se queda sorprendida de la actitud de Elliot, su cambio radical y, sobre todo, que Elliot no recuerda nada (al menos eso nos hace pensar). Mr. Robot dice algunas claves que, más tarde, Elliot intentará dilucidar a qué se refiere.

Por su parte, Zhang y Price tienen su propia lucha de egos. Juegan con el mundo a base de demostrarse su poder y su nivel de despotismo. Price le dice que pondrá a votación en la ONU que China pueda anexarse el Congo pero que debe dejar de lado la batalla (o como llamó el: guerra) de la moneda que regirá el mundo. Sin embargo, Zhang luego revela que pase lo que pase se correrá la famosísima Fase 2 y que lo hace sólo para “castigar a Price”.

El final de este episodio redondo, divertido y lleno de reveses es un giro de esos que apreciamos los fans de Mr. Robot: demostrarnos que todo lo que demos por sentado probablemente será una equivocación. Darlene sí logra filtrar todo lo que hace Elliot en su computadora y con esto se libra del FBI por un rato. Dom le da seguimiento junto a su despistado colega en una casa de seguridad y nos damos cuenta que Elliot les ha tendido una trampa o ¿Mr. Robot nunca se ha ido? ¿El alter-ego de Elliot ha tomado completamente el control o nunca lo perdió?