El IIHS introduce una nueva prueba de choque para evaluar daños a los olvidados copilotos

Iihs Crash Test Chevrolet Malibu

A medida que pasa el tiempo, se desarrolla la tecnología y los hábitos de la población cambian, las pruebas de choque de los organismos internacionales se endurecen y se adaptan. En Estados Unidos están desarrollando dummies más gordos y de mayor edad, pues la estructura de cada persona reacciona de una manera diferente a un impacto. Lo mismo ocurre con los pasajeros que se encuentran en la parte delantera respecto a los que se posicionan en la trasera, o los que que sientan junto al conductor.

El organismo responsable de los ensayos de seguridad en Estados Unidos, el IIHS (Insurance Institute for Highway Security), ha decidido introducir una nueva prueba de choque que determine los daños que provoca un choque con un porcentaje bajo de solapamiento en el copiloto. Aprobar esta prueba será requisito indispensable para que los fabricantes obtengan el codiciado premio ‘Top Safety Pick +’, que se ha llevado el Jeep Compass 2017, junto al Lexus IS y el Volvo XC60, entre otros.

Golpes de laboratorio que tratan de imitar los reales

Iihs Crash Test Chevrolet Malibu 1

En 2016, este organismo probó qué ocurría con la desatendida seguridad de los copilotos en los modelos que habían obtenido muy buenas calificaciones en protección del conductor. Se encontraron con que solo uno de los siete vehículos que probaron se comportó acorde a su calificación en cuanto a la seguridad del copiloto.

Fue el Hyundai Tucson 2015. El IIHS se dio cuenta de que los fabricantes a veces aplican el refuerzo estructural sólo en un lado, dejando patente que diseñan los coches pensando más en obtener buena nota que en hacer coches realmente seguros para todos.

Ahora ha dado un paso más al hacer obligatoria esta prueba: el vehículo se solapa con la barrera en el lado derecho, y no solo hay un conductor, a su lado se sienta otro pasajero. 10 de los 13 vehículos probados han obtenido una buena calificación, mientras que uno es aceptable en la calificación general (Volkswagen Jetta) y dos obtienen una calificación marginal (Volkswagen Passat y Chevrolet Malibú).

Dicha prueba consiste en chocar los vehículos contra una barrera estática a 65 km/h, con solo un cuarto de la parte delantera del lado del pasajero tomando contacto con la barrera. Los resultados dejaron en evidencia la necesidad de que los fabricantes optimicen “los airbags y los cinturones de seguridad para proporcionar una mejor protección de la cabeza para los pasajeros del asiento delantero”.

Sin Titulo

Esta prueba ha sido realizada por el IIHS durante varios años, pero solo se centraban en el lado de conductor. Desde la organización la explicación es que todos los vehículos tienen conductor (por el momento), pero no todos tienen pasajeros. Por ello la atención hacia el resto de pasajeros ha quedado relegada a un segundo plano.

En las pruebas del organismo europeo Euro NCAP encontramos cierta carencia a la hora de evaluar los daños de los pasajeros de las plazas delanteras, pues las pruebas de choque se centran en la seguridad del ocupante adulto, del infantil, del peatón y los sistemas de asistencia.

También te recomendamos


Un código postal, un precio: así es la discriminación racial de las aseguradoras en Estados Unidos


"No me pongo el cinturón en el asiento trasero porque no es tan peligroso". Mira cómo acaba este dummie


La tradición musical hecha instrumento para juglares del siglo XXI


La noticia

El IIHS introduce una nueva prueba de choque para evaluar daños a los olvidados copilotos

fue publicada originalmente en

Motorpasion

por
Victoria Fuentes

.