Una abuela sale a rodar con todo lo que da su Porsche porque “no podía dormir”

porsche

La historia ha salido en todos los medios y no por nada. Una mujer belga de 79 años acaba de ser condenada a pagar 4.000 euros más la retirada del carnet durante tres meses por un desliz que tuvo en 2016 con su Porsche Boxter GTS.

La señora se encontraba en medio de una cálida noche de junio sin poder dormir y decidió salir a dar una vuelta por las calles de Namur, Bélgica, con su Porsche. La vuelta fue tan intensa que fue cazada por la policía a casi 240 kilómetros por hora. A casi todo lo que daba el motor. La mujer no podía dormir, necesitaba despejar su cabeza.

Castigada tres meses sin juguete

Durante el juicio, la anciana ha respondido sincera y afirmativamente a la pregunta “¿Era usted la que circulaba aquella noche en un Porsche Boxter GTS a 238 kilómetros por hora?”. Tras confesar el delito, ha aclarado que la razón de alcanzar semejante velocidad era la falta de sueño y una necesidad imperiosa de despejar su mente.


La mujer ha declarado que desconocía totalmente que hubiera alcanzado esa velocidad y ha aceptado la pena económica de la acusación. Ahora va a estar tres meses sin poder disfrutar de los 330 CV de su juguete, que puede llegar a alcanzar los 280 km/h.

Aquí podríamos entrar en el debate que ya pusimos sobre la mesa de si debería existir una edad fijada como máximo para dejar de conducir y si realmente existe una mayor incidencia en la siniestralidad vial a medida que aumenta la edad del conductor.

lost

Recordemos el caso de la mujer inglesa que acabó en Escocia tras conducir 480 kilómetros por error. Sin embargo hay más factores que conviene no olvidar.

¿Cómo he llegado aquí?

En defensa de la incombustible señora del Porsche, vamos a entrar en el debate de por qué realizar una tarea tan compleja como es la conducción cuando se tiene la cabeza en otra parte, no es buena idea a ninguna edad. Si te suena y asocias el término conducción automática a algo positivo, no estás del todo equivocado.

wrong way

Si no adquiriéramos ciertos hábitos, como que para meter una marcha hay que embragar, no podríamos hacer nada más y acabaríamos exhaustos. Sin embargo, la conducción subconsciente es otro nivel, y resulta extremadamente peligrosa.

Cuando estamos aburridos o hemos entrado en rutina, tendemos a bajar la guardia y entrar en modo automático, lo que puede provocar que se deje de percibir la mitad de las señales de tráfico. Si alguna vez te has preguntado cómo has llegado a tu destino o has intentado recordar los detalles de tu trayecto sin éxito, enhorabuena, has realizado una conducción subconsciente.

atasco

En el caso de la anciana belga, se trata de conducir sin una plena atención, sin realizar esta actividad de forma atenta y reflexiva sobre lo que está sucediendo en cada momento. Por lo tanto, conducir para despejar las ideas no es buena idea: o despejas las ideas, o conduces. De lo contrario, te pondrás a 200 sin darte cuenta en el mejor de los casos.

También cabe destacar la denominada ceguera al cambio: cuando estamos pendientes de algo, nos perdemos los cambios inesperados. Como que vamos a 240 por una localidad belga en medio de la noche.

También te recomendamos


Porsche Boxster 2012


Gullwing America P/904 Carrera


Madrid da el primer paso para crear una red de recarga eléctrica


La noticia

Una abuela sale a rodar con todo lo que da su Porsche porque “no podía dormir”

fue publicada originalmente en

Motorpasion

por
Victoria Fuentes

.