La NASA explica cómo evitaría impactos de asteroides en la Tierra

La NASA explica cómo evitaría impactos de asteroides en la Tierra

Un vídeo publicado por la NASA explica a detalle cómo funcionaría un sistema para evitar que asteroides impacten en la Tierra.

Los asteroides pueden ser una amenaza para la Tierra. Desde que una roca atravesó la atmósfera y provocó daños en una pequeña región de Siberia, los posibles peligros de los asteroides cercanos a nuestro planeta son cada vez más estudiados y controlados. A partir de ese incidente de 1908, la Organización de las Naciones Unidas declaró el 30 de junio como el Día del Asteroide.

Desde 2013, la NASA ha catalogado más de mil nuevos asteroides que se encuentran cercanos a la Tierra y, según el Instituto de Astrofísica de Canarias, 2.000 objetos considerados como peligrosos se encuentran a muy poca distancia de la Tierra, lo que podría provocar un impacto contra el planeta.

La NASA ha desarrollado nuevas tecnologías para evitar que estos asteroides peligrosos logren impactar en la Tierra. Para difundir su misión y explicar en qué consiste, la Administración ha publicado un vídeo con ilustraciones que muestran el modus operandi de los especialistas.

En primer lugar, los telescopios especializados analizan el cielo y, cuando hay una imagen que muestra un movimiento, el sistema lo detecta automáticamente y lo manda a la base de datos. Una vez allí, se comprueba si el posible nuevo asteroide es uno ya detectado con anterioridad o es un nuevo hallazgo. Dentro de la lista de objetos por confirmar el nuevo dato puede marcarse como prioritario si se encuentra a una distancia especialmente cercana respecto a la Tierra.

Otros astrónomos, de la NASA o de otras instituciones, y hasta personas no expertas se dedican a añadir nueva información que vayan descubriendo sobre el nuevo asteroide. Con cada nuevo dato se puede redefinir la trayectoria y lograr que no siga acercándose más a nuestro planeta.

La NASA, además de cambiar la trayectoria de los asteroides, está llevando a cabo la Misión de Redirección de Asteroides (ARM) “para visitar un gran asteroide cercano a la Tierra, recoger una roca de varias toneladas de su superficie y redirigirla hacia una órbita estable alrededor de la Luna”, explicó la Agencia en un comunicado.

El objetivo es lanzar nave robótica a finales de esta década y la misión ayudará a identificar más técnicas de defensa planetaria para desviar asteroides peligrosos y así proteger el planeta Tierra.

Uno de los últimos impactos de un asteroide sobre la Tierra ocurrió en 2013 en Tunguska, Asia Central. El objeto apareció en el cielo como una bola de fuego después de atravesar la atmósfera a 68.000 kilómetros por hora. El incidente causó varios accidentes como la rotura de cristales o paredes.