‘The Leftovers’ 3×07: ellos no tienen las agallas

‘The Leftovers’ 3×07: ellos no tienen las agallas

“Nadie se despertará mañana decepcionado porque no ocurrió nada”.

Por alguna razón que no llegamos a comprender, en los títulos de “The Most Powerful Man in the World (and His Identical Twin Brother)”, séptimo episodio de la tercera temporada de The Leftovers, han recuperado el tema de la banda sonora que compuso Max Richter como melodía principal, es decir, no se han servido de ninguna canción como hasta ahora que apuntale la idea básica del capítulo. Seguidamente, una muy adecuada conversación de Kevin Garvey Jr. (Justin Theroux) y Nora Durst (Carrie Coon) sobre deseos ante la muerte, en la que se nos revela un detallito de importancia referencial como por qué Kevin se dejó crecer esa barba mesiánica que tiene.

Y vamos al grano: parece que Kevin ha accedido a correr el riesgo y llevar a cabo la absoluta locura que su padre (Scott Glenn) y compañía le habían propuesto para evitar el fin del mundo. Y en cuanto el espectador más entusiasta de la serie escucha los ya sabidos compases del tercer acto de Nabucco, la tragedia lírica que Giuseppe Verdi estrenó en 1842, sonríe de gozo porque sabe nos dirigimos de cabeza a una flamante y turbadora enajenación como la que nos llegó a hipnotizar durante “International Assassin” (2×08). Porque esto, señoras y caballeros, es lo que estábamos esperando con cierta ansiedad, ya que no por nada la temporada dos fue superior a la primera: por su lúcido atrevimiento en las excentricidades.

the leftovers 3x07
HBO

Al principio, Kevin Garvey Sr., John (Kevin Carroll) y Michael Murphy (Jovan Adepo) y Grace Playford (Lindsay Duncan) están en tal estado que les dejó la audaz Laurie Garvey (Amy Brenneman) en “Certified” (3×06), el episodio anterior. Pero se ponen rápidamente en marcha y descubren a Kevin Jr. más deseoso de lo que suponían para vestir de nuevo su traje impecable en el mundo al revés, con muertos conocidos que ya no recuerdan su condición, algo en lo que se asemeja a otra famosísima serie de Damon Lindelof. Muertos como Dean (Michael Gaston), al que se le fue la olla del todo en “The Book of Kevin” (3×01), Evie Murphy (Jasmin Savoy Brown), el sheriff Kevin Yarborough (Damien Garvey), al que Grace y sus colegas confundieron con nuestro protagonista al final de “Don’t Be Ridiculous” (3×02), y las entretenidas y violentas intrigas de poder al más alto nivel de costumbre en el otro lado.

Y cuando surge de pronto el nombre de la inconmensurable Patti Levin (Ann Dowd), a quien no podíamos echar más de menos en esta temporada después de lo que nos hizo disfrutar durante la segunda, la sonrisa y ojos se nos ensanchan, y cuando se enfoca la imagen desdibujada de una mujer que dobla el recodo de una escalera y vemos su rostro ladino, el corazón nos da un vuelco de júbilo. Porque aquí está el personaje más grande y más peligroso de The Leftovers para volver a hacer de las suyas; y el guiño zalamero para Kevin Jr. es la guinda del pastel que le ha preparado: ¿sabrá en verdad lo que está ocurriendo? Una conversación posterior, no muy explícita, no deja lugar a dudas.

the leftovers 3x07
HBO

Es parte de lo bueno de una serie como esta, igual que lo era de Lost (J. J. Abrams, Jeffrey Lieber y Lindelof, 2004-2010) y su propio Más Allá, que quienes se van no tienen por qué irse para siempre. Por eso también aparece el otro gran peligro femenino de la función, Meg Abbott (Liv Tyler), y Christopher Sunday (David Gulpilil), que es otro de los pocos que parecen recordar de dónde viene; como el ubicuo David Burton (Bill Camp), acerca de cuya posible naturaleza divina sería preciso reflexionar para comprender su función en el universo de The Leftovers, que tras este episodio más disparatado de lo habitual nos coloca en la mayor de las incertidumbres.