Las fotografías de modelos retocadas con Photoshop ya no serán un secreto en Francia

Las fotografías de modelos retocadas con Photoshop ya no serán un secreto en Francia

La ley francesa obligará a avisar de las imágenes que hayan sido editadas y a que las modelos muestren un certificado médico.

Sofia Vergara, Gwyneth Paltrow, Cameron Díaz o Salma Hayek son algunas de las actrices que han publicado fotografías sin maquillaje. El movimiento #NoMakeup en Instagram ha causado mucho revuelo entre las fans de las actrices, las cuales han posado de la forma más natural posible. Esta iniciativa se ha convertido en una de las más duras contra el uso de Photoshop en las fotografías de actrices y modelos, y cada vez son más mujeres las que han decidido mostrarse en las redes sociales tal y como son.

Las críticas a las fotografías retocadas ha llegado hasta los Gobiernos, especialmente al de Francia, donde en 2015 aprobaron una ley que obligaba añadir el mensaje “Fotografía retocada” a las imágenes comerciales que hayan sido editadas con Photoshop. A partir del próximo 1 de octubre, la reforma tendrá que cumplirse de manera obligatoria, según un decreto publicado en Journal Officiel este viernes 5 de mayo.

Los encargados de comprobar si las fotografías en vallas publicitarias, Internet o catalogo han sido retocadas serán los anunciantes. La ley se une a otras aprobadas por Madrid, Italia o Bélgica y añade una ley secundaria que obliga a las modelos obtener un certificado médico para comprobar su estado de salud.

Las empresas o particulares que contraten a modelos extremadamente delgadas podrán acarrear penas de hasta seis meses de cárcel o 75.000 euros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estado de salud de una persona puede correr peligro si el Índice de Masa Corporal (IMC) es inferior a 18.5.

El debate de la delgadez de las modelos en las pasarelas o en los catálogos sigue siendo un tema polémico, y marcas como Aerie apostaron por escoger a una chica con curvas para presentar la nueva colección de ropa interior. En este contexto, Francia exigirá a las modelos que presenten un certificado, con vigencia de dos años, en el que comprueben que cuentan con un buen estado de salud y con el IMC adecuado para ejercer la profesión.

Madrid fue la capital pionera en aplicar estas reformas y, durante la pasarela de la Cibeles en 2006, prohibió que desfilaran modelos con un índice inferior a 18.

El objetivo de esta ley es evitar la anorexia entre los profesionales de la moda y tratar de proyectar un prototipo de belleza que no ponga en riesgo la salud especialmente de las modelos. Se calcula que entre 30.000 y 40.000 personas sufren anorexia en Francia, según datos de 2015.