Los refugiados sirios que aman los tacos al pastor

Los refugiados sirios que aman los tacos al pastor

El Proyecto Habesha acoge a estudiantes sirios refugiados de la guerra para que sigan cursando sus estudios en México.

Las noticias que llegan sobre la guerra en Siria fueron suficientes para que un grupo de mexicanos quisiera cambiar las cosas. En plena crisis de refugiados en Europa, los mexicanos crearon Proyecto Habesha, con el objetivo de traer a 30 estudiantes sirios para que pudieran continuar su formación en México.

Ninguno tiene raíces ni procedencia árabe, pero el hecho de que no hubiera ningún movimiento en México para ayudar a los refugiados de guerra les consternó lo suficiente como para iniciar el proyecto.

Luis Sámano, miembro de la iniciativa mexicana, explicó para Hipertextual:

La manera de poder apoyar no era en grandes dimensiones porque no tenemos muchos recursos humanos ni financieros. Éramos pocas personas pero queríamos hacer algo ante el sufrimiento ajeno.

El equipo de Habesha analiza a los candidatos a los sirios que pueden beneficiarse de las ayudas que proporcionan. Todos son estudiantes que han tenido que dejar sus carreras universitarias por la guerra que azota Siria desde 2012, y México les puede dar la oportunidad de seguir con sus estudios.

Los refugiados que llegan a la República cuentan con un hospedaje, la matrícula de la universidad, asesoría legal y seguro médico durante su estancia. Proyecto Habesha, sin ánimo de lucro, laico y apolítico, se encarga de la beca, que incluye una mensualidad para los estudiantes sirios financiada por universidades y organizaciones privadas.

Essa Hassan, Tamer Mansur, Zain Alabadin Ali y Hazem Sharif fueron los cinco primeros sirios que llegaron a México desde finales de 2015. Nada más llegar, los miembros de Habesha les introducen al idioma y cultura mexicana, en un proceso de inducción que dura aproximadamente unos seis meses hasta que lleguen a habituarse a las costumbres del país.

Sin embargo, los estudiantes lograron integrarse rápidamente a la vida en México y, según explica Sámano, todos tienen un grupo de amigos y uno de ellos ya tiene novia mexicana.

Les encanta México y son amantes de los tacos al pastor, pero también traen lazos muy fuertes con su país. Tamer nos preparó una comida en su casa y nos hizo comida árabe, un tabulé que estaba delicioso. Descubrimos su gran talento para cocinar.

@samanoluis

Tamer Mansur emigró a Beirut en 2014 por el conflicto sirio y en la capital libanesa encontró un trabajo con el que lograba mantenerse. Sin embargo, la masiva llegada de refugiados a Líbano en 2015, provocó que le despidieran y que perdiera su permiso legal en el país. Ese mismo año, Tamer viajo a Estambul hasta que fue escogido por Proyecto Habesha para estudiar Artes Plásticas en México.

La sede del proyecto se encuentra en Aguascalientes, donde se encuentran tres estudiantes cursando en la Universidad Autónoma de Aguascalientes y la Universidad Panamericana (UP). Los que se encuentran en Ciudad de México cursan sus carreras e la Universidad Iberoamericana, la cual “nos abrió las puertas desde el primer momento” y formó parte del proyecto de manera activa, explica Sámano.

Aguascalientes fue el lugar escogido para iniciar por el proyecto por ser una ciudad pequeña y accesible, además de la seguridad que hay en la ciudad en comparación con otros lugares de la República.

El filósofo Fernando Savater apoyó la iniciativa desde los inicios, además del actor y activista mexicano Luis Gerardo Méndez. Kilian Kleinschmidt, empresario alemán, oficial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) y director del campo de refugiados de Zaatari (Jordania) reconoció a Proyecto Habesha como la única iniciativa ciudadana que podría ayudar a la recuperaciones de las victimas de Siria.

El proyecto mexicano, fundado por Adrián Meléndez, abogado mexicano que ha trabajado en Oriente Medio con organizaciones humanitarias, ha pasado por procedimientos difíciles hasta poder acoger a estudiantes sirios refugiados de la guerra. En primer lugar, los trámites para su pasaporte son muy complicados, ya que el país se encuentra en conflicto y los jóvenes necesitan salir de manera legal. Por otro lado, su traslado es también una maniobra complicada, aunque de que cuentan con el apoyo de una aerolínea.

A pesar de las complicaciones, el equipo mexicano ha conseguido traer a cinco mexicanos en poco más de un año. El jueves 2 de febrero aterrizó en el aeropuerto de la Ciudad de México la sexta estudiante siria. Samah Abdulhamid estudiará en la Universidad Iberoamericana y afirmó que para ella es un paso muy grande el haber llegado a la República.

@HabeshaP

Un cartel con el lema Aquí no hay muro recibió a Samah en la capital, en referencia al muro fronterizo que el presidente Donald Trump quiere construir entre México y Estados Unidos.

Las políticas antimigratorias de Trump, entre las que se incluye la prohibición de la entrada de refugiados sirios en Estados Unidos, parecen no afectar al proyecto, según Luis Sámano, quien destaca para Hipertextual que entre el mes de febrero y marzo prevén la llegada de otros cinco estudiantes sirios.