Los efectos visuales de iOS 7 causan mareos a ciertos usuarios

El radical rediseño de iOS 7 afecta a todas las áreas del sistema operativo móvil, y entre los elementos visuales están esos falsos efectos de zoom, parallax y desplazamientos de pantalla que aportan potencia visual pero que también tienen efectos colaterales.

Así lo indican ciertos usuarios que han confesado que esos efectos les causan dolores de cabeza y sensaciones asociadas con los vértigos y los mareos por movimiento. Una desarrolladora de aplicaciones móviles, de hecho, confesaba que “ahora tengo que cerrar mis ojos o tapar la pantalla durante las transiciones, lo que es ridículo“.

Jenni Leder comentaba en The Guardian sus experiencias con un sistema operativo en el que las aplicaciones no dan ningún problema: son los cambios de una a otra y el movimiento entre las pantallas del escritorio las que los dan.

Las reacciones a efectos visuales en pantalla no son nuevos, tal y como explicaba Cynthia Ryan, directora ejecutiva de la Vestibular Disorders Association, que afirmaba que los efectos 3D pueden causar “náuseas intensas, confusión y vértigo“.

El sistema vestibular nos proporciona el sentido del equilibrio y la conciencia de nuestra situación espacial, y se nutre también del sentido de la vista: cuando ambos entran en conflicto, el efecto puede ser problemático.

Los comentarios de Marissa Christina, que dedica su podcast a estos temas, dejaba claro que hay una falta de concienciación y conocimiento sobre estos problemas que parecen menores. “Aquellos que conviven con casos severos están constantemente angustiados por lo que será el próximo ataque sorpresa [de esos efectos]“.

Apple proporciona una opción de “Reducir movimiento“ en los ajustes de accesibilidad de iOS 7, pero en realidad solo elimina el efecto parallax del escritorio. No elimina el zoom o los desplazamientos que también provocan esos mareos a los usuarios con este tipo de problemas en sus sitemas vestibulares. Los expertos aconsejan el reposo frecuente y, por supuesto un menor uso de esos dispositivos. La otra opción parece clara: cambiar a un smartphone que no esté basado en iOS 7, al menos, hasta que Apple no ofrezca una solución real a este problema.