Beso mundial, Íker y Sara

Mientras el mundo tenía puesto sus ojos en el triunfo de la selección española, su arquero Íker Casillas ‘atrapó’ la atención al celebrar de una manera muy particular: besó delante de las cámaras a su novia la periodista Sara Carbonero cuando ella lo entrevistaba.

El espontáneo gesto le dio ayer la vuelta al mundo y entre todas las versiones del video que existen en el portal de internet Youtube, tenían más de 700 mil visitas en menos de 24 horas.

Esta expresión de Casillas ha sido considerada por muchos como su mejor jugada en el Mundial. “Mi beso ha sido espontáneo. Creo que soy como todo el mundo: somos de la calle, campechanos, gente normal por encima de todo”, explicó Casillas, en declaraciones a la cadena Ser el domingo en la noche.

Desde que empezaron las justas, el guardameta afrontó las críticas del diario inglés The Times, que aseguró que la derrota de España ante Suiza —la única que tuvieron en el Mundial—se debió, entre otras razones a que Íker estaba desconcentrado por la presencia de su novia detrás del arco.

La organización del certamen le permitió a Sara Carbonero ubicarse allí.

Las críticas y el debate llegó hasta los despachos del presidente de la Asociación de la Prensa española, Fernando González Urbaneja, quien aseguró “la presencia de Carbonero en el campo de juego es un ejemplo de malversación de los valores del periodismo en una televisión”, y que la ubicación de la periodista junto a la portería de Casillas “es una vergüenza”.

Casillas siempre se mantuvo al margen, y con sus atajadas en el partido final, silenció todos los comentarios.

El jugador reconoció que pasó malos momentos durante el Mundial por los ataques que recibió a su vida personal. “Han ido a degüello por mí, intentaron dañarnos y eso me ha dolido muchísimo porque no comprendo la mala intención. Me han dado bofetadas y me las he comido en silencio. Desde luego, no pienso responder con bofetadas a los que nos han hecho daño”, expresó.

Carbonero, a la que muchas mujeres envidian por el gesto romántico de su novio, no se ha pronunciado ante el tema, ni se ha dejado ver, porque seguramente los medios, sus colegas, querrán preguntarle sobre el beso de la victoria.

Y mientras el gesto de amor entre Íker y Sara es portada de diarios, revistas, y miles de reproducciones en Internet, la ministra de Igualdad española Bibiana Aido, les salió al paso a las críticas y a través de su Twitter escribió: A ver qué dicen ahora de Sara Carbonero.

Por lo pronto, la pareja mundialista quedará estampada para la historia con un beso que muy difícilmente será superado.